La España masacrada

Prada Rodríguez, Julio

25.30 € 24.03 €
¿Cómo contagiar la desazón y el desamparo que provocaba en millones de católicos la simple perspectiva de que la religión y todo lo que a su alrededor se movía perdiesen su papel de garantes del único orden natural que habían conocido? ¿Cómo hacer ver tantas expectativas creadas y frustradas tras la proclamación de una República que muchos creyeron que supondría el fin de siglos de miseria, de explotación y de oscuridad? Necesitamos una política de la memoria que reconstruya el pasado desde el respeto a las diferentes memorias colectivas que coexisten sobre la guerra civil y la represión, revisándolas y adaptándolas a nuestros propios valores identitarios, a los considerados referentes deseables en el proceso de construcción de nuestra sociedad actual; y hoy día ello no puede ser sinónimo de otra cosa que de libertad, respeto y tolerancia. Pero esta revisión debe hacerse desde el conocimiento de la verdad histórica, pues sólo así la memoria de la dictadura dejará de ser objeto de disputa y entrará por fi n en el campo de la discusión histórica; sólo así, en definitiva, podrá cumplirse aquella vieja máxima de Goethe según la cual la historia es el instrumento por el que el hombre se libera del pasado.
Precio: 25.30 €

Ver todosNovedades

9.44 € Portada del Cien años de soledad

Cien años de soledad

«Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo ...
5.69 € Portada del El amor en los tiempos del cólera

El amor en los tiempos del cólera

La historia de amor entre Fermina Daza y Florentino Ariza, en el escenario de un pueblecito portuario del Caribe y a lo largo de más de sesenta años ...
6.59 € Portada del El coronel no tiene quien le escriba

El coronel no tiene quien le escriba

El coronel no tiene quien le escriba fue escrita por Gabriel García Márquez durante su estancia en París, adonde había llegado como corresponsal d ...
9.44 € Portada del Yo no vengo a decir un discurso

Yo no vengo a decir un discurso

«¿Qué hago yo encaramado en esta percha de honor, yo que siempre he considerado los discursos como el más terrorífico de los compromisos humanos? ...