400 frases que uno dice a menudo y no sabe por qué

Josep M. Albaigès; M. Dolors Hipólito

5.95 € 5.64 €
¿Sabías que cuando Julio César cruzó el Rubicón y exclamó el célebre Alea jacta est (La suerte está echada) en realidad estaba plagiando el verso de un poeta? ¿O que el título de la famosísima novela de Juan Marsé Si te dicen que caí está formado por palabras que pertenecen al himno falangista Cara al Sol? ¿Por qué todo el mundo piensa que Jesús dijo aquello de «¡Lázaro, levántate y anda!» cuando en realidad exclamó otra cosa? Ni siquiera la archiconocida «La excepción confirma la regla» es una sentencia verdadera, sino que procede de una mala interpretación de un proverbio latino. Gracias a este excepcional libro, en el que los autores han analizado algunas de las sentencias más conocidas de todos los tiempos y han investigado su autoría y evolución, podrás descubrir un montón de gazapos históricos, sabrás quién, cómo y cuándo dijo lo que dijo, aprenderás que muchas frases que usamos a diario, y que damos por ciertas, tienen más de una interpretación y, ante todo, esbozarás siempre una sonrisa, porque como dijo Sócrates «solo sé que no sé nada».
Precio: 5.95 €

Ver todosNovedades

9.44 € Portada del Cien años de soledad

Cien años de soledad

«Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo ...
6.59 € Portada del El coronel no tiene quien le escriba

El coronel no tiene quien le escriba

El coronel no tiene quien le escriba fue escrita por Gabriel García Márquez durante su estancia en París, adonde había llegado como corresponsal d ...
6.59 € Portada del Memoria de mis putas tristes

Memoria de mis putas tristes

"El año de mis noventa años quise regalarme una noche de amor loco con una adolescente virgen. Me acordé de Rosa Cabarcas, la dueña de una casa cl ...
9.44 € Portada del Yo no vengo a decir un discurso

Yo no vengo a decir un discurso

«¿Qué hago yo encaramado en esta percha de honor, yo que siempre he considerado los discursos como el más terrorífico de los compromisos humanos? ...